La depilación láser y embarazo, ¿incompatibles?

Depilación Láser y Embarazo

Una de las preguntas que se realizan muchas de las mujeres es si la depilación láser y embarazo son compatibles. La salud del feto está por encima de cualquier otro beneficio que pueda suponer la depilación láser, por lo que es un punto muy a tener en cuenta.

La razón por la que las mujeres se plantean la depilación láser cuando están embarazadas, es porque en muchas ocasiones, y debido a los cambios hormonales, aparece abundante vello en zonas donde antes no crecía y normalmente desaparece una vez finalizada la gestación.

Por tanto si la razón por la que quieres someterte a la depilación láser durante el embarazo es esta aparición de vello repentino, lo mejor es que te olvides de él. Incluso es recomendable no eliminarlo con ninguna técnica y dejarlo que desaparezca por sí solo.

La depilación láser y embarazo, compatibles pero no recomendadas:

Someterse a la depilación láser durante el embarazo no es recomendable, pero si se realiza tampoco es una técnica que vaya a suponer un daño en el embrión. Y es que el láser sólo alcanza las capas superficiales de la piel, y en ningún caso afectará a zonas más internas que puedan afectar el desarrollo del feto.

Depilación láser y lactancia:

Si depilación láser y embarazo no estaban recomendadas, la depilación láser durante la lactancia del bebé tampoco, sobre todo en determinadas zonas como mamas, areolas o las axilas. Por tanto, si estás pensando en la depilación láser y tienes un bebé lactante, puedes esperar unos meses.

Qué tipo de depilación es la más recomendada durante el embarazo:

Durante los meses de gestación no se debe utilizar ninguna técnica que suponga la utilización de cremas o ceras. La razón es por el mismo motivo que hemos tratado anteriormente: los cambios hormonales pueden hacer aparecer reacciones alérgicas a productos que antes no había problemas en utilizarlos.

Para evitar este tipo de reacciones, el método más eficaz que puede utilizar una embarazada para depilarse es la cuchilla. Además, es la mejor técnica si después del embarazo quiere retomar sus sesiones de depilación láser.